.
.
Índice Alfabético de Personajes:  A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z


  Consultas habituales
- 

  Biografia y vida de Casa de Borbón

Lugar de nacimiento y/o fecha de nacimiento: Francia

Dinastía reinante en Francia, España, Nápoles y Parma. Su nombre procede del castillo familiar de Bourbon-l’Archambault , aunque no fue aplicado a la Casa de Francia hasta que así lo decidió Luis XIV (1662). Antes de acceder a la realeza eran una casa nobiliaria con extensos dominios en el curso alto del Loira (el Borbonesado, actual departamento del Allier). Tras enlazar con los Capeto, en 1327 Luis obtuvo el título de Duque de Borbón. De los dos hijos que dejó se originaron dos ramas: la principal, de los Borbón-Montpensier (que se extinguiría en 1527), y la secundaria, de los Borbón-La Marche, que perduró, unificó la casa y obtuvo el título de duques de Vendôme de manos de Francisco I.

Cuando Antonio (1518-62) se casó en 1548 con la reina Juana de Albret, la familia accedió al Trono de Navarra. Su hijo Enrique IV (1533-1610), rey de Navarra (con el nombre de Enrique III), se convirtió en rey de Francia en 1589, en virtud de la crisis sucesoria que se produjo al final de las guerras de religión. Desde entonces instauró la Ley Sálica, que preveía la sucesión por vía masculina, y que regiría la vida de la dinastía durante doscientos años.

Le sucedieron los cuatro «Luises» de la Casa de Borbón: Luis XIII, Luis XIV, Luis XV y Luis XVI (1754-93), que fue destronado por la Revolución y murió en la guillotina. Su hijo (llamado Luis XVII en la cuenta monárquica) no llegó a reinar, aunque fue reconocido como titular legítimo de la Corona por las monarquías europeas en guerra con Francia (1793-95).

Acabado el periodo revolucionario y vencido Napoleón en los campos de batalla, fue restaurada la monarquía borbónica en la persona de Luis XVIII (1755-1824), hermano de Luis XVI, que accedió al Trono francés en 1814; le sucedió su hermano Carlos X (1757-1836), conde de Artois, el último Borbón propiamente dicho que reinó en Francia. Fue destronado en 1830 por una revolución de inspiración liberal, que hizo rey a Luis Felipe de Orléans (1773-1850), jefe de una rama secundaria de los Borbones. Este rey, destronado a su vez por la revolución republicana de 1848, representa ya la presencia en el Trono francés de otra familia (la Casa de Orléans), mientras que los legitimistas seguirán hasta nuestros días reivindicando la restauración de la dinastía borbónica

Entretanto, los Borbones se habían instalado también en el Trono de España, debido a la extinción de la rama española de la Casa de Habsburgo en 1700 (al morir sin descendientes Carlos II). La Guerra de Sucesión española que siguió (1701-14) hizo rey a Felipe V (1683-1746), Duque de Anjou, nieto de Luis XIV. Recelosas las potencias europeas de que su coronación encubriera la ambición de unificar bajo una misma Corona a Francia y España, con la amenaza de hegemonía continental que ello hubiera conllevado, exigieron al nuevo rey la renuncia solemne a cualquier intento futuro en ese sentido (formalizada en 1712-13). Desde entonces puede considerarse instalada en España una rama separada del tronco borbónico, cuya sucesión se rigió por una versión suavizada de la Ley Sálica, contenida en un Auto Acordado de 1713.

En 1724 Felipe abdicó inesperadamente en su hijo, Luis I (1707-24); pero la inesperada muerte de este monarca obligó a Felipe V a regresar al Trono, en el que ya se mantuvo hasta morir. Le sucedió entonces su segundo hijo Fernando VI (1712-59), quien, al igual que Luis I, murió sin dejar herederos varones. Felipe V había situado en Estados italianos a varios hijos de su segundo matrimonio: Felipe, duque de Parma (1720-65) inauguró la rama de los Borbón-Parma, que fueron duques de Parma, Piacenza y Guastalla de 1748 a 1801, reyes de Etruria de 1801 a 1807, y príncipes del diminuto Estado de Lucca de 1817 a 1847. Carlos III (1716-88) había sido conde de Parma y Piacenza (como Carlos I, 1732-35), territorios que había permutado con los austriacos por el Tratado de Viena (1735) a cambio del Reino de Nápoles (donde reinó como Carlos VII de 1735 a 1759). Al morir sin herederos sus dos hermanos de padre (Luis I y Fernando VI, hijos del primer matrimonio de Felipe V), pasó a ocupar el Trono de España, dejando Nápoles a su hijo Fernando IV (III de Sicilia) (1751-1825); éste fue destronado temporalmente por la invasión francesa, pero recuperó el Trono napolitano en 1815, adoptando al año siguiente el nombre de Fernando I.

Con él se inicia la rama de Borbón-Dos Sicilias, que reinó en Nápoles hasta la unificación de Italia (1861). Otro hijo de Carlos III, Gabriel, casó con una infanta portuguesa, inaugurando la rama de Borbón-Braganza. En España, mientras tanto, sucedió a la muerte de Carlos III su hijo Carlos IV (1748-1819). Éste introdujo alteraciones en el orden sucesorio tradicional de la Casa, al proponer la derogación de la Ley Sálica y admitir la herencia por vía femenina contemplada en el derecho sucesorio castellano antes de la llegada de los Borbones (en las Partidas); dicha norma, aprobada por las Cortes en 1789, quedó reflejada en una Pragmática Sanción que, sin embargo, el rey no llegó a sancionar.

En 1808 el rey fue destronado por su hijo, Fernando VII (1784-1833), por el llamado Motín de Aranjuez. Sin embargo, la inmediata invasión de España por los franceses le impidió iniciar un reinado efectivo, pues la familia real al completo fue confinada en Valençay (Francia) por Napoleón, que la sustituyó en el Trono español por un Bonaparte. Al terminar la Guerra de la Independencia (1814) volvió Fernando como rey a España. Puesto que sólo contaba con descendencia femenina, Fernando se vio en la obligación de promulgar por fin la Pragmática Sanción (1830).

Con ello abrió un pleito sucesorio con su hermano, Carlos María Isidro (1788-1855), que habría sido el heredero de mantenerse la Ley Sálica. Apoyado en la opinión absolutista, don Carlos (conocido como Carlos V por sus partidarios) inició la rama carlista de la familia, que se rebeló y pretendió el Trono de manera permanente en la Historia contemporánea española, provocando tres guerras civiles (en 1833-40, 1846-48 y 1873-76).

Durante la primera de estas guerras se enfrentó a la viuda de Fernando VII, María Cristina (1806-78), una princesa de la rama napolitana de los Borbones, que ejerció la Regencia en nombre de su hija Isabel desde la muerte de su marido en 1833 hasta que, en 1840, fue expulsada por los progresistas, que pusieron en su lugar a Espartero. Tres años después volvió a España, al ser declarada mayor de edad Isabel II (1830-1904). Ésta fue casada con su primo Francisco de Asís, hijo del hermano menor de Fernando VII (rama de Borbón-Cádiz). La impopularidad de esta reina y su deslealtad al sistema constitucional provocaron el destronamiento de la familia por la Revolución de 1868.

Tras seis años de experimentos políticos revolucionarios, la ex reina vio desde el exilio cómo en 1874 accedía al Trono su hijo, en quien había abdicado desde 1870, Alfonso XII (1857-85). La estabilidad política del régimen de la Restauración (1874-1923) pudo verse alterada por la temprana muerte del monarca, de no haber sido por el nacimiento póstumo de un heredero varón, Alfonso XIII (1886-1941). Tras la Regencia de su madre, María Cristina de Habsburgo, empezó su reinado personal en 1902. Sus compromisos con la dictadura del general Primo de Rivera motivaron que, de nuevo, fuera destronado pacíficamente en 1931, marchando al exilio y dejando paso a la Segunda República.

La Guerra Civil de 1936-39 y la dictadura de Franco mantuvieron a los Borbones apartados del Trono durante largos años. Antes de morir, Alfonso XIII abdicó sus derechos dinásticos en su hijo Juan, conde de Barcelona (1913-93), por la renuncia de sus hermanos mayores, Alfonso y Jaime. Don Juan encarnó desde su exilio en Portugal la causa de una restauración monárquica sobre bases liberales y democráticas; pero, en beneficio de los derechos de la familia, admitió que Franco educara en Madrid a su primogénito, Juan Carlos I (1938), a quien el dictador convirtió desde 1969 en príncipe heredero del reino sin rey que era España.

Don Juan Carlos ya asumió temporalmente la jefatura del Estado durante una enfermedad de Franco en 1974. Y se convirtió en rey al morir el dictador en 1975; don Juan, que nunca había sido rey, no planteó entonces un conflicto con su hijo, a quien cedió sus derechos dinásticos en 1977. Juan Carlos impulsó la transición a la democracia plasmada en la Constitución de 1978 y ha desempeñado desde entonces el discreto papel de un monarca constitucional en un régimen de democracia parlamentaria

Quizas tambien te interece: Carlos Hugo de Borbón Parma

(París, 1930) Político español. Hijo primogénito de don Javier de Borbón-Parma y Braganza, Duque de Parma y aspirante al trono de España, y de doña Magdalena de Borbón Busset, así como descendiente directo de Felipe V, pasó su primera infancia en la ciudad italiana de Viareggio, desde la cual su familia se trasladó al castillo de Bestz, posesión familiar en el Borbonesado francés.

Se educó en un colegio de la Orden Benedictina y, tras estallar la Segunda Guerra Mundial, partió hacia Canadá con parte de su familia. Allí cursó estudios de Derecho, que completó tras su regreso al continente europeo, donde se doctoró en Derecho por la universidad de la Sorbona (Francia) y en Ciencias Económicas por Oxford (Reino Unido).

Trabajó posteriormente en el Deussbank alemán y colaboró con el ex canciller democristiano Erchar y otros políticos relevantes, tras lo cual, en 1955, viajó a España, donde hubo de instalarse de incógnito debido a su condición de heredero del pretendiente carlista. En años posteriores se dedicó a recopilar información sobre la situación socio-política española, y en 1959 tomó parte por vez primera en los actos carlistas de Montejurra.

Esta incursión inicial en la vida pública española se produjo en una época de mayor tolerancia y permisividad por parte de las autoridades franquistas; así, el Jefe del Estado llegó a recibir en audiencia pública al ya considerado por sus acólitos como depositario de los derechos históricos al trono español. A pesar de ello, su participación en 1968 en un encuentro político no autorizado motivó su expulsión del país, acusado de "incumplimiento reiterado de las disposiciones que regulan la residencia de extranjeros en España".

En 1972, la abdicación en favor suyo realizada por su padre le confirmó como presidente del Partido Carlista y aspirante a la Corona española. A raíz de ello, comenzó a desplegar una intensa actividad política desde su residencia en París, encaminada a operar una modernización en las estructuras y planteamientos de la formación que presidía: la lucha por la reforma democrática, la defensa de la integración de Navarra en el País Vasco y la difusión de un socialismo de corte no marxista se convirtieron en los postulados centrales de su ideario.

Su voluntad reformadora fue clave para el establecimiento de relaciones con otras formaciones políticas, así como para la integración del Partido Carlista en la Junta Democrática, de la que, sin embargo, se retiró en 1975. La nueva línea de acción impulsada por la presidencia motivó el rechazo de los sectores más inmovilistas, que se agruparon en torno a la figura de Sixto Enrique, hermano menor de Carlos Hugo, y constituyeron la Unión Tradicionalista-Carlista, con lo cual se consumó la escisión del partido.

La tensión interna degeneró en violencia en la primavera de 1976, durante la celebración de la tradicional romería de Montejurra, en la que partidarios de ambas facciones se enfrentaron violentamente, con un saldo de dos muertos y varios heridos. La crisis, que motivó incluso agrias disputas entre los miembros de la familia Borbón de Parma, se zanjó en abril de 1977 con la ratificación de Carlos Hugo como líder del Partido, verificada en un congreso en el exilio celebrado en el País Vasco-Francés.

Ese mismo año, ya restaurada la monarquía e iniciado el proceso de transición hacia la democracia, se legalizó el Partido Carlista y se permitió el regreso a España de su presidente, que fue reelegido por unanimidad un año más tarde, en el IV Congreso de la formación, que tuvo por sede Madrid. En 1979 le fue concedida por Real Decreto la nacionalidad española, lo que le permitió presentarse a las Elecciones Generales como cabeza de lista de su partido por la circunscripción de Navarra.

El mal resultado obtenido (no llegó a obtener escaño) le impulsó a dimitir de su cargo y abandonar la militancia en el Partido Carlista, tras lo cual quedó al margen de toda actividad política. Casado y divorciado de la princesa Irene de Holanda, fue padre de cuatro hijos

  Biografia publicada el 2010-08-06. Ha recibido hasta ahora 4279 visitas
Compartir:
 

      Biografias recomendadas
Anna Nicole Smi...Alexis SánchezLinda Fiorentin...
Alberto Fujimor...Tato BoresFreddy Beras Go...
 
  Vea también
(Vevey, 1870 - París, 1931) Pretendiente a la corona de España. Único hijo varón de Carlos de Borbón y de la princesa Margarita de Borbón-Parma, fue el heredero de la causa tradicionalista iniciada en...
Importante familia de la aristocracia castellana, iniciada con la unión de Isabel de la Cerda (?-1385), bisnieta del infante Alfonso de la Cerda, con Bernal de Foix, hijo natural de Gastón Febo de Foi...
Familia nobiliaria de origen francés. Su fundador fue Pedro I de Francia (1125-1182). Hermano de Luis VII y casado con Isabel, se convirtió en señor de Courtenay. Pedro II (c. 1167-1217), primogénito ...
Rama secundaria de la familia Plantagenet, que reinó en Inglaterra entre 1399 y 1471. Su fundador fue Edmond Crouchback, el Cruzado (1245-96), hijo de Enrique III de Inglaterra, de quien recibió el tí...
Ilustre familia de Lombardía. Algunos de sus miembros destacaron en Tierra Santa y reinaron en Jaffa, Ascalón y Tiro. Su fundador fue Alerán (?-991), marqués de Monferrato.Raniero (?-1183), hermano de...
  Comentarios
   
     
.
Contacto - Enlaces de interés - Biografías cortas - Recetas de postres - Remedios caseros - Jugos caseros | Politicas de privacidad